KPMG Blogs

open

Omnicanalidad. El cliente en el centro de la estrategia

Data

El desarrollo vertiginoso de las nuevas tecnologías ha provocado que la relación entre empresas y clientes haya cambiado de forma radical. El nuevo perfil de cliente  cada vez más interconectado, demandante de información e inmediatez y que integra de forma natural su relación con las marcas a través de los canales “off line” y “on line”, está forzando a las empresas a diseñar nuevas estrategias de fidelización, más personalizadas y que integren todos los canales de contacto de forma coherente y coordinada.

Ya no basta con estar presente y contactar con los clientes a través de múltiples canales; las empresas deben dirigir su estrategia a la conexión entre todos los canales de su marca, de forma transparente y organizada. Estamos hablando de omnicanalidad, un concepto que está cobrando cada vez más fuerza en las estrategias de las empresas

Para poner en marcha o revitalizar una buena estrategia de omnicanalidad, las empresas deben comprender el comportamiento y las necesidades de sus clientes en cada uno de los puntos y canales de contacto posibles. A partir de ahí el diseño de la experiencia en cada canal será mucho más sencillo y eficaz y sabremos cómo y a través de qué canales introducir nuestra marca en sus rutas, logrando una mayor visibilidad, posicionamiento y eficacia comercial.

La clave para lograr implementar una excelente experiencia de cliente omnicanal  es integrar todos los canales de forma consistente y ordenada garantizando algunos básicos como:

  • Definir una única fuente de información sobre nuestros productos ó servicios desde la que se alimentarán todos los canales
  • Garantizar el acceso ágil a la información por parte del cliente desde cualquier fuente o dispositivo con una experiencia óptima (esto implica pensar en diseños “responsive” y aplicaciones nativas de nuestros activos digitales y garantizar foco en la experiencia de usuario al diseñarlos)
  • Unificar la gestión de las áreas de atención al cliente
  • Garantizar la integración y explotación de la gran cantidad de datos que la tecnología nos permite recoger hoy sobre nuestros clientes para devolver la mejor experiencia personalizada (Big Data /CRM)
  • Medir, evaluar y tomar decisiones de negocio basadas en datos objetivos que permiten seguir optimizando la experiencia omnicanal del cliente de forma eficiente.

Las ventajas de una estrategia de omnicanalidad son obvias: mejora en la rentabilidad tanto por una mayor posibilidad de cross-selling como por la eficiencia en costes, consistencia en la experiencia de marca y mayor fiabilidad y transparencia en la relación con el cliente y mayor lealtad de los clientes por la mejor experiencia vivida.

Deja un comentario


De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos personales facilitados en el presente formulario serán incluidos en un fichero titularidad de KPMG, S.A. denominado “BLOG” con la finalidad de gestionar su participación en el mismo, siendo este tratamiento de datos de carácter obligatorio. En cualquier momento podrá ejercitar sus derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición, contactando con KPMG S.A. a través del correo electrónico ES-FMderechosarco@kpmg.es o por escrito dirigido al Departamento de Asesoría Jurídica de dicha empresa en la dirección: Paseo de la Castellana, 95, 28046 Madrid

* Para enviar el comentario, es preciso aceptar la política de Protección de Datos de Carácter Personal.