KPMG Blogs

open

Mis conclusiones como delegado de KPMG en Davos 2013: Habrá recuperación económica si todos entendemos las ventajas de una economía global en red

“El planeta tierra ya no son cinco continentes. Sólo existe un único mundo conectado. Si una parte del mundo está enferma el resto de países se resiente”. Estas son algunas de las ideas compartidas por Simon Peres, Presidente de Israel,  durante su intervención en el Foro de Davos de 2013. Como delgado de KPMG en el World Economic Forum he tenido la oportunidad de seguir las aportaciones realizadas por algunos de los líderes mundiales congregados en la ciudad suiza de Davos del 23 al 27 de Enero. Obviamente cada persona puede abstraer sus propias interpretaciones tras haber escuchado a decenas de participantes en un foro tan diverso y multidisciplinar como Davos, pero personalmente me gustaría compartir en este post una línea argumental que enlaza con las palabras del veterano político israelí. Podemos ser más optimistas de cara a la recuperación económica y ver el vaso medio lleno si todos entendemos las ventajas de una economía global en red.

En un foro mundial como el de Davos se pone de manifiesto que los actuales retos económicos no entienden de fronteras nacionales. Temas como crecimiento económico, desempleo, cambio climático, modelo educativo, innovación o nuevas tecnologías son abordados de manera creciente bajo una perspectiva global. Es interesante observar como personas de diferentes países y con dedicaciones profesionales muy variadas inciden de manera creciente en esta visión conectada del mundo y en la que muchos ven las bases para solucionar varios de los problemas de la realidad actual.

Mi contribución personal a esta visión se recoge en Networknomics, un libro y un blog en los que aporto mi grano de arena para fomentar un entendimiento común de que nos encontramos en una nueva era económica. La economía actual funciona como una red mundial de personas y organizaciones conectadas, y en la que se está produciendo un cambio único y transcendental en nuestra sociedad: nunca antes habíamos sido capaces de crear tanto valor en red. Estamos en un nuevo paradigma económico en el que tenemos que concentrar esfuerzos en las tres palancas fundamentales de un ecosistema en red; más creatividad, más conectividad y más colaboración. Un número significativo de las intervenciones de Davos giraron directa o indirectamente alrededor de estas líneas argumentales para buscar soluciones a los retos que plantea la compleja situación económica actual, con la aspiración común de transformar el sistema vigente hacia uno más acorde y sostenible con el futuro que tenemos por delante.

world economic forum annual meeting 2013

Una economía más creativa

Tenemos que asumir que no estamos en una crisis transitoria del actual modelo de crecimiento heredado de la era industrial, pues sus pilares y sus instituciones se están quedando sin energía para seguir creando prosperidad de manera sostenible. Estamos pasando de un modelo donde la principal fuente de creación de valor era la mano de obra productiva, a una nueva era económica donde la clave es la creatividad para diseñar soluciones innovadores a los problemas que tenemos por delante. Por ejemplo, Jeff Jarvis, gurú de los medios de comunicación, abogó en Davos por una total destrucción creativa del sector en el que trabaja. Según Jarvis , el artículo periodístico es una reliquia de la revolución industrial porque era el único producto que se podía crear con aquella tecnología. El sector de los medios de comunicación tiene que abandonar la producción de contenidos y empezar a crear servicios que satisfagan las necesidades de información y entretenimiento de los consumidores, y la única vía posible no será exclusivamente rellenar páginas con artículos.

La mejora de la productividad de las personas ha sido el principal logro de las revoluciones industriales anteriores, pero el nuevo gran salto cualitativo en productividad será porque la mayor parte de este trabajo se llevará a cabo por sistemas productivos inteligentes en red. Marisa Mayer, CEO de Yahoo, señalaba en Davos que los sistemas de búsqueda de Internet serán lo suficientemente inteligentes para hacernos recomendaciones de manera proactiva sin tener que escribir nada en la caja del buscador. Sabrán donde estamos, lo que nos gusta o lo que necesitamos, y funcionarán de la misma manera que un amigo que nos conoce bien nos recomienda algo.

Si bien no hay dudas de las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías en términos de innovación y transformación, existe mucho camino por recorrer para asegurar las condiciones necesarias para crear. El famoso chef español José Andrés definió creatividad como el deseo de aprender. Una de las principales conclusiones del Foro Económico de Davos ha sido la relación directa entre educación y aprendizaje y su impacto positivo en creatividad e innovación. Simón Peres contribuyó con una regla muy didáctica. “No creo que necesitemos trabajar 8 horas al día. Quizás con 3 o 4 sería suficiente si destinamos el resto de horas a aprender. Si comes 3 veces al día es fácil que engordes, pero si aprendes 3 veces al día es más probable que te conviertas en un sabio en alguna materia”.

Albert Einstein solía decir que si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo. Por tanto la creatividad no sólo necesita alimentarse de mucho aprendizaje y talento, también requiere de las condiciones adecuadas para que pueda fluir sin fricción. Marc Benioff, CEO de Salesforce, recordó en Davos que Steve Jobs solía redecorar su despacho al menos una vez al año tan sólo para trabajar en un entorno diferente. Benioff defiende que para crear innovación necesitamos un ecosistema que conecte diversidad, gente joven y gente con experiencia, personas de diversas nacionalidades y culturas, y un cambio constante del ambiente de trabajo. Mayer de Yahoo señaló la importancia de la diversidad para conectar el lado izquierdo y derecho del cerebro, y nombró a Apple como ejemplo de éxito de saber conectar diseño con tecnología, experiencias con ciencia, emociones con racionalidad.

Una economía más conectada

Por primera vez en la historia el planeta está conectado a través de una red global. El principal logro de Internet y la digitalización es la conexión en red de nuestros cerebros con otros cerebros en cualquier punto del planeta e incluso con “cosas” o dispositivos inteligentes. Se añade un nuevo sustrato de creación de valor sobre la economía productiva, a través de una nueva realidad en la que se expande la capacidad creativa de todo el sistema económico, mejorando la productividad y financiando tiempo y espacios para experimentar y explorar. Sin embargo estamos siendo testigos de tan sólo el comienzo de muchos acontecimientos que entran en erupción debido a este cambio de época. Solo a modo de ilustración práctica me gustaría señalar una cifra que compartió el MIT de Boston; por cada curso online tienen más alumnos que en 150 años de educación tradicional en modo presencial.

Este nivel de conectividad de las personas a escala global está demandando un nuevo perfil de liderazgo. Bill Gross, fundador de la incubadora tecnológica Idealab y creador de más de 100 compañías en los últimos 30 años, definió al líder del futuro aquel con capacidad de conectar. Para Gross lo importante de un líder es su capacidad de conectar a las personas y de estimular su creatividad. Jonh Maeda, uno de los padres conceptuales del mundo multimedia, demandó un líder emocionalmente conectado para ser capaz de explotar el potencial creativo de la nueva economía. Maeda abogó por romper con la pirámide y la jerarquía como concepto de gestión, e ilustró un nuevo modelo con la metáfora de un pulpo que es capaz de gestionar en un entorno de máxima conectividad en red. Otra de las metáforas más interesantes de Maeda en Davos, fue ilustrar que el nuevo líder tiene que conectar en forma de espray en lugar de hacerlo gota a gota. Es decir, no sólo necesitamos crear relaciones a golpe de apretones de manos y reuniones presenciales, sino que tenemos que saber aprovechar las oportunidades que nos ofrecen las redes sociales y el mundo virtual para crear imagen, reputación, confianza y liderazgo de manera más amplia.

Una economía más colaborativa

Pero no es suficiente con que seamos más creativos y estemos más y mejor conectados, necesitamos dotar el sistema económico de un mayor ambiente colaborativo. En una economía en red, las diferentes formas de colaboración auto-organizada permiten que el valor generado sea superior a la suma individual de cada partícipe, y que al mismo tiempo se pueda gestionar factiblemente la complejidad inherente al desarrollo de la red, tanto en número de nodos como de conexiones. El escritor Paulo Coelho acuñó en una de sus intervenciones que podemos tener cualquier cosa pero nunca podremos tener todas las cosas. Evidentemente uno nunca podrá tenerlo todo o ser el mejor en todo, pero un ambiente colaborativo ofrece la oportunidad de conectar capacidades complementarias en torno a un objetivo común.

Joi Ito, director del Media Lab del MIT, definió Internet como un montón de pequeñas cosas débilmente unidas. Ito destacó en Davos que los ambientes colaborativos prevalecerán en el futuro y que el nuevo modelo productivo estará totalmente distribuido de manera virtual. En Yahoo, parece que tienen también muy claro el poder de la colaboración, y que el modelo pasará por desarrollar unas capacidades distintivas y conectar colaborativamente el resto. Mayer afirmó que Yahoo se tendrá que asociar con otros jugadores ya que no tiene ni un sistema operativo móvil, ni hardware, ni navegador, ni red social propios. Pero la frase de Davos que quizás puede resumir mejor el valor de la colaboración es la que utilizó Jeff Harvis para definir el potencial de la red. “El poder de Internet ocurre cuando tu das, nunca cuando tu recibes”.

Pero más allá de las aportaciones individuales de muchos de los ponentes de Davos, un estudio presentado en el foro por Bank of America llegó a la misma conclusión tras entrevistar a más de 2.000 personas con capacidad de decisión en empresas, gobiernos y organizaciones no gubernamentales de todo el mundo. Nueve de cada diez responsables de la toma de decisiones en el mundo considera que es esencial una mayor colaboración entre empresas, gobiernos y otros sectores para que la economía mundial se recupere. La directora de estrategia y marketing global de Bank of America, Anne M. Finucane, afirmó: “El mundo necesita una generación más heterogénea de líderes empresariales que impulsen una mayor colaboración a nivel mundial. Si algo hemos aprendido de la reciente crisis económica es que el mundo puede ser mejor si colaboramos para hacer frente a los problemas de un planeta cada vez más conectado”.

Una nueva época, un nuevo modelo

Tras más de cuatro años de recesión económica y siendo testigos de la mayor revolución tecnológica de la historia de la humanidad, podemos empezar a entender que no estamos en una época de cambios sino en un cambio de época. Es clave que los máximos responsables globales interioricen este axioma para que la toma de decisiones nos conduzca hacia un nuevo paradigma económico con capacidad de crear prosperidad y empleo de manera sostenible. George Soros, afamado inversor y filántropo, hizo hincapié en este punto. “Los líderes encargados de resolver los problemas globales lo están haciendo con la visión de un sistema que ya no funciona”.

El foro de Davos concluyó con esperanzas de recuperación económica pero con un significativo llamamiento a desarrollar un nuevo modelo donde creatividad, conectividad y colaboración han de jugar un papel fundamental bajo una perspectiva global. Es decir, si trabajamos en red superaremos la crisis y sentaremos las bases para un futuro prometedor. O dicho en palabras de la Madre Teresa de Calcuta: “Yo hago lo que usted no puede y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”.

Bienvenidos a la era Networknomics !!!

2 Comments

  1. José

    En serio, engloba todo aquello que está en la mente de tantos, desde hace tanto tiempo. Bueno es que se extienda en foros de tanta relevancia.

    El resumen es de gran valor, pues da una idea global, pasando por puntos muy
    concretos que son de alto impacto.

    Poner en valor todo esto, llevarlo a “hechos”, es un reto de nuestra sociedad (politicos, empresas, sistema educativo y ciudadania).
    Me refiero a traducir en acciones este nuevo modelo. En mi opinión es importante que en Davos se haya dado una “llamada de atención” sobre el reto que tenemos por delante. Es el primer paso: ser conscientes que hay una nueva revolución y que debemos entenderla y crear desde nuestra posición en colaboración con el talento y las experiencias de otros.
    Buen post! :-)

  2. Gracias Dioni,
    Por suerte se van notando una llamada creciente a este tipo de acciones. Evidentemente vienen más desde el ámbito privado, pero también se empiezan a escuchar voces desde el ámbito público con algunos dirigentes políticos uniéndose al carro de un nuevo modelo
    Seguiremos empujando el discurso y toda ayuda es más que bienvenida

Deja un comentario


De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos personales facilitados en el presente formulario serán incluidos en un fichero titularidad de KPMG, S.A. denominado “BLOG” con la finalidad de gestionar su participación en el mismo, siendo este tratamiento de datos de carácter obligatorio. En cualquier momento podrá ejercitar sus derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición, contactando con KPMG S.A. a través del correo electrónico ES-FMderechosarco@kpmg.es o por escrito dirigido al Departamento de Asesoría Jurídica de dicha empresa en la dirección: Paseo de la Castellana, 95, 28046 Madrid

* Para enviar el comentario, es preciso aceptar la política de Protección de Datos de Carácter Personal.