KPMG Blogs

open

Introducción a Bitcoin. ¿Es este el fin de esta criptomoneda?

Fin_de_bitcoin_580x191

Buenas a todos, me inicio en el blog con un tema controvertido, por los diversos usos que se le pueden dar a esta tecnología llamada Bitcoin. Se conoce por Bitcoin a una moneda criptográfica digital de intercambio. Dicha moneda se sustenta en un protocolo y una red P2P consensuada, que se conocen por el mismo término de Bitcoin.

El protocolo de Bitcoin es anónimo y descentralizado, esto es, no está respaldado por algún gobierno, ni depende de la confianza de un emisor central. Por el contrario, utiliza un sistema de prueba de trabajo para alcanzar un consenso entre todos los nodos que integran la red.

En 1998 Wei Dai propuso la idea de un nuevo tipo de dinero que utilizara la criptografía para controlar su creación y las transacciones, en lugar de que lo hiciera una autoridad centralizada. La primera implementación de esta propuesta se materializó en 2008, cuando la persona o grupo de personas bajo el sobrenombre de Satoshi Nakamoto publican un artículo en la lista de criptografía de metzdowd.com donde describe el protocolo Bitcoin. Posteriormente, El 3 de enero de 2009 la red P2P de Bitcoin entra en funcionamiento con la publicación del primer cliente, de código abierto, y la creación de los primeros bitcoins. Esta tecnología supuso un cambio, pues hasta su invención era obligado que todos los pagos en el comercio electrónico se canalizaran a través de entidades centralizadas de confianza,generalmente bancos y otras empresas financieras. Satoshi abandonó el proyecto a finales de 2010 sin revelar mucho sobre su persona. Cuatro años después de su puesta en marcha, la moneda digital pasó de valer apenas unos céntimos a más de 1000 euros por unidad. En diciembre del año pasado, la policía australiana llevó a cabo una labor de investigación por la que se cree que Craig Wright, un emprendedor australiano, podría ser el creador de la divisa digital, y por consecuente, enfrentarse a la imputación de un delito federal en Estados Unidos, que considera que dicha moneda atenta contra el dólar.

Para poder gestionar Bitcoins se necesita un archivo denominado billetera o monedero Bitcoin, que contiene las claves criptográficas de los bitcoins que poseemos. Estas claves son la parte privada de la clave asimétrica (clave pública y privada) que forman el Bitcoin. Las  claves privadas garantizan la unicidad y la privacidad de dicho bitcoin y garantizan la propiedad y la autorización de pagos. Estos monederos pueden ser operados mediante el cliente oficial de Bitcoin, el cual habría que instalar y no permite funciones como el soporte de múltiples carteras, o mediante servicios online (Armory, Multibit y Blockchain.info entre otros).

El bitcoin, al ser una divisa, está sujeto a la ley del mercado, por lo que su precio varía dependiendo de la oferta y la demanda de dicha moneda. Cuando dos usuarios realizan una transacción de bitcoins (pago o cobro con dicha moneda) se procede a realizar la validación o puesta en común de dicha operación por parte de otros usuarios de la red P2P. Las transacciones se agrupan en bloques, que han de ser procesados mediante un gran esfuerzo de cálculo que aportan los usuarios que lo validan. Estos usuarios son los denominados mineros. Como recompensa a este cálculo, se genera un nuevo bloque con un nuevo bitcoin sin dueño, que se lo reparten los mineros

KPMG - Gráfico bitcoin

Debido al creciente uso de esta criptodivisa y su límite en el tamaño de los bloques(1Mb), el 12 de Enero se anunció que se ha llegado al punto en el que la tasa de creación de bloques de transacción es inferior al número de transacciones que se crean–actualmente se generan 3 transacciones por segundo-, por lo que el algoritmo no da abasto en la creación de bloques. Este hecho repercute en que las transacciones se encolen hasta poder formar bloque y pasen de tardar minutos en validarse como pasaba anteriormente, a que incluso tarden horas en procesarse públicamente. Este hecho ha molestado a la comunidad que usaba Bitcoins, lo que se ha materializado en la venta masiva de esta divisa y su consecuente devaluación. Es por esto por lo que muchos piensan que es el fin del Bitcoin tal y como lo conocemos.

Es por este motivo por el que se ha producido un fork del Bitcoin Core, una nueva rama a partir del núcleo del protocolo, el denominado Bitcoin XT. Este fork defiende la cambiabilidad del tamaño de bloque, dependiendo del estado de la red. Así pues, si existe mucho tráfico de transacciones, el tamaño de bloque aumentará habilitando que en un bloque exista un número mayor de transacciones.Sin embargo este hecho produciría un menor número de bloques generando menos Bitcoins, hecho que a los grandes mineros perjudicaría.

Una de las claves del éxito de esta divisa es su característica anonimidad. En Bitcoin todas las transacciones se almacenan de forma pública y permanente en la red, por lo que se pueden rastrear las transacciones a través de los monederos. Sin embargo, la identidad del usuario es completamente anónima. Esta característica es muy demandada cuando las transacciones que se van a llevar a cabo no son del todo legales, llegando a ser actividades completamente ilegales. Por eso que se ha popularizado su uso en los black markets de la Deep Web –la “web profunda”, una serie de tiendas clandestinas en las que se puede adquirir de forma irregular todo tipo de artículos ilegales: armas, drogas, dispositivos robados, pasaportes, credenciales bancarias y un largo etcétera.

A pesar de estos usos, el protocolo Bitcoin puede ser usado para obrar con transparencia, puesto que las transacciones son públicas e imborrables. Estas transacciones quedan registradas y pueden ser comprobadas por cualquiera que así lo desee. Para ahondar más en este aspecto, desde KPMG recomendamos la lectura de artículos de la firma ya publicados:

En definitiva, la tecnología Bitcoin puede ser un arma de doble filo: por un lado permite anonimato y descentralización, usados para actividades fraudulentas; y por otro puede ser un estándar para la transparencia, debido a la inmutabilidad y publicidad de sus transacciones. Habrá que estar atentos al futuro de esta tecnología.

¡Saludos!

Deja un comentario


De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos personales facilitados en el presente formulario serán incluidos en un fichero titularidad de KPMG, S.A. denominado “BLOG” con la finalidad de gestionar su participación en el mismo, siendo este tratamiento de datos de carácter obligatorio. En cualquier momento podrá ejercitar sus derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición, contactando con KPMG S.A. a través del correo electrónico ES-FMderechosarco@kpmg.es o por escrito dirigido al Departamento de Asesoría Jurídica de dicha empresa en la dirección: Paseo de la Castellana, 95, 28046 Madrid

* Para enviar el comentario, es preciso aceptar la política de Protección de Datos de Carácter Personal.