KPMG Blogs

open

Author Archives: Antonio Lechuga

Nuevo modelo: fusiones y adquisiciones… que aporten innovación

Por Antonio Lechuga
on 10. 10. 2017

La revolución tecnológica no es algo que está apareciendo en la actualidad, ya es un presente pero también un futuro imparable, y el sector asegurador está trabajando desde hace tiempo para adaptarse a las nuevas exigencias de los asegurados, con nuevos agentes a tener en cuenta que jugarán diferentes papeles como los gigantes tecnológicos que son Google o Amazon. O las pequeñas compañías denominadas insurtech, con un uso más intensivo de la tecnología, y cuyo proceso ha llegado para quedarse, lo que en algunos casos provocará cambios en el modelo de negocio.

Un estudio de finales del año 2016 estimaba que en el año 2021 el mercado de las insurtech movería unos 235.000 millones de euros a nivel global. En este año, la inversión en Insurtech no pasa de 3.600 millones de euros, muy por debajo de los 23.000 millones de euros de las Fintech. Las inversiones en machine learning, que permitirán a las aseguradoras personalizar más los productos e incrementar las aplicaciones de los dispositivos móviles para mejorar las experiencias de los asegurados, y las inversiones en tecnologías blockchain, que posibilitarán acotar más los contratos de seguros con los clientes, son variables clave que permitirán el crecimiento de las compañías aseguradoras en el futuro basado en productos más personalizados y tecnológicamente más avanzados.

En el mencionado estudio se concluye que las aseguradoras deben ser transparentes con la información que reciben de los asegurados y cómo la utilizan, para que los clientes puedan escoger cuál es el seguro que más se acerca a sus necesidades. Transparencia que está en línea con la que se espera que entre en vigor en España en febrero de 2018, y que es más exigente en lo relativo a la transparencia con el asegurado. En el ramo de autos, por ejemplo, el saber con mayor precisión cómo se utiliza el auto y el comportamiento de su conductor mejora la capacidad de las aseguradoras para estratificar los asegurados por grupos de riesgo que, ayudado por la tecnología, permitirá estimar cada vez con más precisión la prima a la que un asegurado deberá hacer frente.

Según el informe de KPMG de marzo de 2017 ‘The New Deal-Driving insurance transformation with strategy-aligned M&A, el 40% de los encuestados en todos los segmentos y regiones afirma que la transformación del modelo de negocio será el principal motivador para la creación de asociaciones en el sector seguros durante este año.

En la búsqueda por alcanzar cierto tipo de tecnologías o capital humano, las operaciones corporativas dentro del sector seguros están marcadas por un nuevo patrón de comportamiento: las fusiones y adquisiciones tradicionales no proporcionan la innovación y flexibilidad que se desea alcanzar, por lo que los principales responsables de las operaciones apuestan cada vez más por start-ups o pequeñas empresas que les proporcionan un acceso más directo a la innovación. Hasta hace poco la penetración tecnológica en las compañías aseguradoras mostraba un ritmo menor al experimentado en otras industrias. Sin embargo, existe ahora una clara intención por la adquisición de nuevas capacidades como la automatización, la inteligencia artificial, robótica, machine learning o la gamificación que hagan crecer el negocio pero que para las grandes aseguradoras sería una labor difícil y costosa de desarrollar.

En este sentido, las startups insurtech serían las compañías que más interés estarían despertando entre los grandes grupos aseguradores, convirtiéndose en el principal target a la hora de evaluar posibles fusiones y adquisiciones. De hecho, según se desprende del informe, la utilización de las herramientas tecnológicas que proporcionan estas nuevas empresas disminuiría los costes de sus operaciones, ayudando a reducir el coste de las primas que ofrecen a sus clientes.

Atendiendo a la actividad por regiones, aunque Estados Unidos continúa siendo el principal destino donde las aseguradoras esperan registrar una cantidad mayor de operaciones, la zona Asia-Pacífico se perfila como la región donde las compañías de esta industria esperan encontrar adquisiciones de mejor valor. De hecho, el 47% de los encuestados indican que esta zona geográfica será su principal foco para nuevas adquisiciones, seguido por Norte América (21%).

Mercados emergentes como Indonesia o India se presentan como una buena oportunidad ya que estos cuentan con bajos niveles de cobertura de seguros per cápita y grandes cantidades de población. No obstante, otros mercados más maduros de la zona, como China y Japón, continuarán centrando su inversión en América del Norte y Europa. La estrategia de las compañías chinas seguirá centrándose en la adquisición de compañías maduras que le permitan tener acceso a un mayor know-how para ampliar su infraestructura aseguradora, buscando productos y servicios que puedan adaptar a su amplio mercado doméstico. Por su parte, las aseguradoras japonesas tienen ante sí dos retos, el de crecer a nivel doméstico, sumado al de aumentar su negocio en el extranjero para diversificar así sus beneficios y riesgos.

No obstante, aunque atendiendo a los datos registrados en el informe Asia y Norte América destacan como las principales regiones receptoras de inversión, sería Europa Occidental el área donde más activos se encontrarán a la venta, predominando los de países como Reino Unido, Italia y España. Ante este nuevo escenario, surge la necesidad por parte de las compañías del sector seguros de reorganizar y cambiar sus modelos de negocio, aportando una óptica más racional hacia los acuerdos que puedan surgir.

Finalmente, no podemos pasar por alto otro aspecto destacado. Y es que atendiendo a la encuesta realizada en el informe, se pueden destacar varias tendencias futuras dentro del mercado de fusiones y adquisiciones de las aseguradoras.

Por un lado, aumentará la actividad transfronteriza ya que, debido al estancamiento de la economía a nivel mundial y a los recientes cambios geopolíticos de los mercados maduros, las aseguradoras buscarán diversificar los riesgos geográficos así como el perfil de sus beneficios. En segundo lugar, la previsible mejora en el alineamiento entre la estrategia corporativa y la actividad de fusiones y adquisiciones proporcionará ventajas a largo plazo respecto a los acuerdos alcanzados. Finalmente, se experimentará un cambio en la aproximación que las compañías aseguradoras tendrán a la hora de hacer negocios: la búsqueda por la innovación aumentará el interés en compañías con un modelo digital fuerte, por ejemplo, en startups con tecnologías avanzadas.

 

Autor: Antonio Lechuga es socio responsable de Seguros de KPMG en España

Fuente: El Nuevo Lunes. Publicado el 09 de octubre de 2017

Nueva Ley de Solvencia de las entidades aseguradoras

Por Antonio Lechuga
on 27. 07. 2015

El sector asegurador está a la espera de que se publique en el BOE la aprobación de la nueva Ley de Ordenación y Supervisión del Seguro Privado, cuyo Proyecto de Ley fue aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 20 de febrero.

La normativa europea sobre Solvencia II, que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2016, se basa en tres pilares. El primero establece unos requerimientos mínimos de capital que deben cumplir las entidades aseguradoras para garantizar su solvencia, minimizando las posibilidades de insolvencia ante “situaciones económicas adversas” de las entidades aseguradoras. Por otro lado, se pretende facilitar la competencia entre las entidades. Y, finalmente, el tercer pilar es promover la transparencia de la información. Con todo ello se conseguirá la homogeneización de las normas que regulan las entidades aseguradoras en el entorno europeo, así como el fortalecimiento del papel de supervisión, que en el caso español corresponde a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

El papel clave que va a tener el supervisor en cada uno de los países será uno de los principales aspectos de la nueva normativa. Por ello, desde el 1 de abril las entidades aseguradoras pueden solicitar a la Dirección General de Seguros autorización para aplicar los modelos internos en el cálculo de la solvencia de su entidad, lo que permitirá reducir la exigencia de capital utilizando su propia experiencia y en función del control de riesgos que tienen establecido en la gestión de sus actividades. No obstante, la hoja de ruta ya está en marcha desde finales del pasado mes de enero, cuando las entidades aseguradoras tuvieron que explicar su proceso de adaptación a la nueva normativa de Solvencia II.

La publicación en el BOE de la nueva ley implicará una auténtica transformación en la forma de gestionar las entidades aseguradoras. Va a requerir una mayor cantidad de información que, en la mayor parte de los casos, solo será posible con una fuerte inversión en tecnología de la información.

Para el conjunto del sector, la adaptación a la nueva normativa podrá suponer una disminución en el exceso de solvencia que las entidades tienen, según los cálculos realizados por la Dirección General de Seguros. Sin embargo, hay entidades aseguradoras que trabajan el ramo de vida que van a aumentar sus provisiones para adaptarse a Solvencia II. En el entorno actual de tipos de interés bajos, las entidades aseguradoras de vida españolas que cuentan con ahorro a largo plazo tendrán que variar su estrategia de venta.

Como ya se observó en las conclusiones del test de estrés realizado durante el ejercicio 2014 y publicado por la autoridad europea de seguros y planes de jubilación (EIOPA, por sus siglas en inglés), una gran mayoría del sector asegurador europeo cuenta con niveles adecuados de solvencia para hacer frente a potenciales situaciones de shocks económicos o escenarios negativos. Solo el 14% no cumple con los requerimientos mínimos para el escenario base y en algunos países se han presentado potenciales deficiencias. Los resultados en España han sido mejores que los de otros países europeos debido a que las novedades técnicas de la normativa de Solvencia II en Europa ya se venían aplicando en el sector asegurador en España.

El reto de las entidades aseguradoras españolas para el resto del año 2015 es acabar de cumplir con la hoja de ruta establecida, trabajando codo con codo con la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones para lograr los objetivos marcados y llegar al 1 de enero de 2016 con las garantías suficientes para cumplir con la nueva normativa.

Autor: Antonio Lechuga, socio responsable del Sector Seguros de KPMG en España.

Fuente: El Economista. Publicado el 24 de julio de 2015